Especialista en Herpes Zóster en Querétaro

¿Buscas a un especialista en Herpes Zóster en Querétaro? Soy la Dra. Yolanda Ramírez Pérez, Algólogo intervencionista. Soy experta en el tratamiento efectivo y definitivo de herpes Zóster por medio de métodos clínicos, vacuna, o en casos muy avanzados, procedimiento intervencionista.


Basado en las opiniones positivas de sus pacientes

  • Doctoralia
  • Google

Lo que opinan mis pacientes

Caso de Éxito

Advertencia: Esta sección contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunas personas, recomendamos ver con discreción.

Caso de Herpes Zóster

Paciente con una condición avanzada de herpes, ya sin posibilidad de corrección con medicamento o vacunas, atendido por procedimiento intervencionista.

¡Conóceme! – Experta en el tratamiento de Herpes Zóster

Dra. Yolanda Ramírez

Como algóloga, mi enfoque principal es tratar el dolor agudo o crónico, tanto oncológico como no oncológico, en diversas áreas del cuerpo que son difíciles de controlar, buscando siempre identificar sus posibles causas para ofrecer opciones terapéuticas efectivas.

Dra. Yolanda Ramírez Pérez

Manejo técnicas avanzadas para la solución del dolor crónico, como por ejemplo, el tratamiento de la lumbalgia SIN cirugía

¿Por qué consultar conmigo?
Especialista en el manejo del dolor por herpes Zóster

Utilizo técnicas avanzadas y procedimientos intervencionistas de mínima invasión, para abordar tu dolor de manera precisa y eficaz.

Especialista certificado

Cuento con la formación y conocimientos necesarios para brindarte una atención de calidad.

Instalaciones de primera

Un ambiente acogedor y tranquilo, diseñado para que te sientas seguro y relajado durante tu consulta.

La mejor tecnología

Utilizo la mejor tecnología disponible en la Algología para ofrecerte tratamientos de vanguardia.

especialista-en-herpes-zoster-en-queretaro

Especialista en Herpes Zóster en Querétaro

Quizás recuerde haber tenido varicela cuando era niño. El Herpes Zóster es causado por el mismo virus, el virus varicela-zoster (VZV). Después de recuperarse de la varicela, el virus continúa viviendo en algunas de sus células nerviosas. Por lo general, está inactivo, por lo que ni siquiera sabe que está allí.

De hecho, la mayoría de los adultos viven con VZV en sus cuerpos y nunca contraen Herpes Zóster. Pero, para aproximadamente uno de cada tres adultos , el virus se activará nuevamente. En lugar de causar otro caso de varicela, produce Herpes Zóster. No entendemos totalmente qué hace que el virus pase de inactivo a activo.

Tener Herpes Zóster no significa que tenga otra enfermedad subyacente

  • Dolor a largo plazo y otros problemas duraderos
  • Después de que desaparece la erupción de la culebrilla, algunas personas pueden quedar con un dolor continuo llamado neuralgia postherpética o NPH. El dolor se siente en el área donde había estado la erupción. Para algunas personas, la PHN es la parte más duradera y peor del Herpes Zóster. Cuanto mayor sea la edad cuando le dé Herpes Zóster, mayor será su probabilidad de desarrollar NPH.

¿Que es neuralgia postherpética?

El dolor PHN puede causar depresión , ansiedad, insomnio y pérdida de peso. Algunas personas con PHN tienen dificultades para realizar sus actividades diarias, como vestirse, cocinar y comer. Hable con su médico si tiene alguno de estos problemas.

Por otro lado, el término: Herpes Zóster causas emocionales es muy buscado por su supuesta relación, sin embargo, debes saber que distintos estudios concluyen que los trastornos emocionales se asocian con un riesgo incrementado de padecimiento de Herpes Zóster y a pesar de que los mecanismos subyacentes son desconocidos, podría estar relacionado con una depresión de la inmunidad celular frente al virus varicela zóster.

¿Quién puede contraer Herpes Zóster?

Ocurre principalmente en adultos, pero es cada vez más común en niños. Para padecerlo es necesario haber estado previamente en contacto con el virus y haber pasado la varicela.

La frecuencia de presentación de esta enfermedad y su gravedad es mayor en individuos inmunodeprimidos, ya sea por tratamientos de quimioterapia, radioterapia o fármacos inmunosupresores como los pacientes trasplantados.

También se incluyen en este grupo los pacientes afectados de sida y los que presentan tumores u otras enfermedades que condicionan una situación de inmunosupresión.

Sin embargo, también es común observar Herpes Zoster en personas inmunocompetentes en situaciones de debilidad o cansancio.

¿Cuál es su pronóstico para el Herpes Zoster?

El Herpes Zoster suele ser una afección autolimitada que se resuelve espontáneamente en una o dos semanas. En algunos pacientes puede persistir una neuralgia posherpética de duración variable.

En pacientes inmunodeprimidos existe riesgo de generalización del virus afectando a otros órganos y peor pronóstico. De ahí la importancia del diagnóstico y tratamiento precoz en estos pacientes.

En cuanto a la localización, el herpes ocular tiene peor pronóstico que el resto, por la posibilidad de evolucionar a ceguera.

Es importante comentar que el Herpes Zoster es una enfermedad contagiosa y durante su duración se debe evitar el contacto con personas que no hayan estado previamente en contacto con el virus, especialmente si son inmunodeprimidos o mujeres embarazadas.

El paciente siente una sensación de picor o dolor en un territorio cutáneo (preferiblemente el tronco) ya los 4 o 5 días presenta un enrojecimiento de la piel en esa zona sobre la que brotan unas vesículas que se disponen agrupadas.

Durante esta fase las lesiones son altamente contagiosas porque el virus está dentro de las vesículas.

Después de 7 a 10 días, las lesiones se secan, formando costras de color marrón amarillento que se eliminan, dejando a veces una cicatriz residual. Los territorios más frecuentemente afectados son el tronco, el muslo o la región ocular. Esta última presenta una mayor gravedad ya que existe el riesgo de formación de úlceras corneales que conducen a la ceguera.

En ocasiones, tras el episodio de Herpes Zóster puede persistir un dolor residual en esa localización que permanece durante días, meses e incluso años, denominándose neuralgia posherpética. Esto sucede con mayor frecuencia en individuos cuya edad supera los 50 años.

Síntomas de neuralgia postherpética

Los signos y síntomas de la neuralgia posherpética, por lo general, se limitan a la zona de la piel donde se produjo el brote del Herpes Zóster por primera vez, con mayor frecuencia en una banda alrededor del tronco, normalmente en uno de los lados del cuerpo.

Los signos y síntomas podrían incluir los siguientes:

  • Dolor que dura tres meses o más después de que se haya curado la erupción cutánea del Herpes Zóster. Se ha descrito el dolor asociado como urente, incisivo y punzante, o bien intenso, sordo y persistente.
  • Sensibilidad al tacto suave. A menudo, las personas con la enfermedad ni siquiera pueden soportar el contacto de la ropa con la piel afectada (alodinia).
  • Picazón y entumecimiento. Con menor frecuencia, la neuralgia posherpética puede provocar una sensación de picazón o entumecimiento.

Tratamiento para el dolor por herpes Zóster

El herpes zóster es una infección viral que puede causar dolor intenso y molestias. El tratamiento para el dolor por herpes zóster generalmente incluye:

Antivirales: Los medicamentos antivirales, como el aciclovir, el valaciclovir o el famciclovir, son comúnmente recetados para reducir la duración y la gravedad de la infección. Estos medicamentos son más efectivos cuando se administran en las etapas iniciales del herpes zóster.

Analgésicos: Para aliviar el dolor, se pueden usar analgésicos de venta libre, como el paracetamol (acetaminofén) o los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno. En algunos casos, puede ser necesario recetar analgésicos más fuertes.

Medicamentos antiepilépticos y antidepresivos: En algunos casos, se pueden recetar medicamentos antiepilépticos (gabapentina, pregabalina) o antidepresivos tricíclicos para ayudar a controlar el dolor neuropático asociado con el herpes zóster.

Cuidado de las lesiones: Mantener las lesiones limpias y secas puede ayudar a prevenir infecciones secundarias. Además, aplicar compresas frías o lociones calientes puede proporcionar alivio temporal.

Reposo: Descansar y evitar actividades que puedan empeorar el dolor puede ser beneficioso durante el período de recuperación.

Ubicación – Clínica especialista en Herpes Zóster en Querétaro

Dra. Yolanda Ramírez

Star Médica, Blvd. Bernardo Quintana 4060, Col. San Pablo. Consultorio #1001. Querétaro. CP 76125

Contacto

Si buscas especialista en Herpes Zóster en Querétaro, ¡agenda una consulta!

Déjame ayudarte a encontrar alivio para tu dolor. Juntos, trabajaremos para mejorar tu calidad de vida.